Equipando a los santos

Cuando el pastor Chuck Smith nos pidió a Don McClure, Tom Stipe y a mi ser internos en Calvary Chapel estábamos emocionados. Las multitudes eran gigantescas y fuimos lanzados a una océano de ministerio. Nosotros tres asistíamos a cada estudio bíblico que el pastor Chuck Smith enseñaba; ademas, cada uno de nosotros teníamos a cargo estudios bíblicos al mismo tiempo, ya fuese en la iglesia o en casas.

Vaya, fuimos muy bendecidos al aprender verdades valiosas y profundas del pastor Chuck mientras nos sentábamos a escuchar capítulo a capítulo y verso a verso a través de la Biblia tres noches a la semana y domingos por la mañana. Uno de los primero libros que estudiamos juntos fue Romanos. Sabíamos que podíamos morir a nosotros mismos, tomar la cruz, y seguir a Jesús.

Aprendimos a caminar en el Espíritu y tener una mente renovada. El libro de Efesios encendió entusiasmo en mi mientras aprendía que yo era la hechura de Dios. Fuimos enseñados de que Dios da dones a los hombres; a cada uno de nosotros le fue dada gracia conforme a la medida de esos regalos.

Cuando llegué a San Diego, (sin conocer a nadie, sin nada de efectivo ni ahorros), mi esposa Sandy y yo llegamos por fe. Desde un comienzo incorporé las cosas que el Espíritu Santo me había enseñado en Calvary Chapel Costa Mesa. El ministerio del pastor Chuck Smith se definía fácilmente; ha sido el modelo que he usado para plantar nuevas iglesias, comenzar nuevas organizaciones para-iglesias, y para enviar a personas alrededor del mundo para la gloria de Dios.

Aquí la simplicidad de cómo he servido de acuerdo a cómo vi al pastor Chuck serviendo al Señor: Ganar personas para Jesús; Hacer de esas personas discípulos de Jesús; Enviar a esas personas para Jesús.

Mike Macintosh. | Pastor de Horizon San Diego, California.