Evangelismo

Creemos que la Gran Comisión, confiada a la iglesia por Jesús mismo (Marcos 16:15) es un mandato que debe ser tomado seriamente. Es juntamente una responsabilidad y un privilegio de la iglesia el declarar, compartir, y testificar las buenas nuevas de la muerte y resurrección de Cristo como nuestro substituto.

También creemos que la Gran Comisión no es sólo predicar el evangelio, sino también el hacer discípulos (Mateo 28:19-20).

No hay salvación en otro nombre que en el nombre de Jesús (Juan 14:6; Hechos 4:12); que el evangelio de Jesús es poder de Dios para salvación a todo aquel que escucha y cree (Romanos 1:16). Por lo tanto, somos apasionados en nuestra responsabilidad de declarar el evangelio, tanto de forma sencilla y con valentía. Esto puede ocurrir uno-a-uno, o hablando a un gran número de personas (Hechos 8:26-38; 2:14-42). Las Escrituras claramente dicen que las personas no salvas deben oír sobre Jesús y lo que él ha hecho por ellos a través de la cruz para así poder responder y ser salvos (Romanos 10:8-10; 14-5). El regalo de Dios de la salvación le pertenece a todo aquél que responde mediante la fe al mensaje del evangelio (Mateo 10:32-33; Romanos 10:17; Efesios 2:8-9).

Greg Laurie. | Pastor de Harvest Christian Fellowship, California.